Los pedidos del iPhone X parecen haber superado una primera etapa en la que las entregas que producían has pasadas 3 semanas de la firma de compra. Consiguió incrementarse el volumen de stock en las últimas fechas, pero es extraño pensar que con las navidades a la vuelta de la esquina ya se haya reducido la producción de componentes a los principales proveedores.

Según se ha podido saber gracias a GSMArena, pese a que los pronósticos de los analistas predicen una escalada de la demanda en las próximas semanas, los proveedores afirman no disponer de una demanda proporcional por parte de la firma de la manzana. De hecho, se prevé que el número de unidades producidas caiga bruscamente a finales del primer trimestre.

De ser esto cierto, estaríamos ante una situación en la que las 2 compañías más importantes de la gama alta habrían dispuesto en el mercado sus 2 flagship del año 2018. ¿Cómo se desarrollará el mercado? Ya queda menos para comprobarlo.