El reconocimiento facial será vital para evitar que cualquier persona se pueda colar en lugares restringidos o solamente permitidos para los deportivas. Uno de los eventos más destacados del año contará con identificadores del rostro de los participantes y personal de los equipos para mejorar la seguridad.

Según se puede leer en Europa Press, la empresa NEC Corp. será la encargada de garantizar la seguridad en los diferentes recintos que dispondrá Tokio para la celebración de las diferentes pruebas. Esta decisión basa su diferenciación en que este método no permitirá el acceso a personal ajeno a la competición.

Al parecer, en eventos de estas características, las acreditaciones en formato de tarjeta no han logrado que algunos intrusos acabasen en lugares prohibidos por su condición. Aun así, según se puede leer en el citado medio, se seguirá recurriendo a la utilización del método tradicional para evitar cualquier posible sabotaje de la aplicación.