Regalar una tablet a un niño está a la orden del día. Es más, muchos juguetes precisan de este dispositivo para controlarlos. Según se puede leer en Europa Press, esto podría entrañar un serio problema para los niños.

Según la organización de consumidores británica Which?, las conexiones mediante Bluetooth y Wi-Fi podrían ser captadas por personas ajenas, pudiendo acceder al sistema y entablar conversaciones con los niños. Para demostrar cómo la tecnología puede poner en peligro la seguridad de nuestros pequeños, la plataforma ha analizado diversos productos de estas características, publicando un vídeo para dar visibilidad a un problema real.

El Furby Connect, los peluches Cloudpets y Toy-Fi Teddy y el robot i-Que. En concreto, se puede destacar cómo el último de la lista ofrecía una seguridad reducida respecto a los estándares de un tipo de producto especialmente sensible. A continuación puedes ver qué peligros puede entrañar dejar accesibilidad a cualquiera a los dispositivos de la casa.