Varios fabricantes de vehículos como Tesla están llevando a cabo grandes avances en cuanto a la conducción autónoma. En el futuro no hará falta que el conductor tenga que intervenir para nada, de hecho, en el último Salón del Automóvil de Frankfurt Audi mostró un prototipo sin volante.

En Uber también están pensando en los coches autónomos, quieren tener lista una flota dentro de unos años de lo que ellos llaman Robotaxis. Según podemos leer en Phandroid, UBS (sociedad de servicios financieros), los precios de Uber bajarán hasta un 80% gracias a estos vehículos. A día de hoy se podría decir que algunas cosas están algo verdes, sobre todo si hablamos de leyes que regulen estos vehículos.