Los MacBook Pro 2018 salieron la venta hace poco más de dos semanas y a los pocos días saltaron las alarmas, el modelo con procesador Intel Core i9 se calentaba mucho y el rendimiento caída en picado.

Apple reconoció el problema y dijo que estaba trabajando en una solución. Pues bien, podríamos decir que el problema ha sido resuelto, los de Cupertino han lanzado un parche que mejora la estabilidad y fiabilidad de los nuevos MacBook Pro 2018. Según pone en la página de soporte de Apple la actualización tiene un tamaño aproximado de 1,31 GB.

Como podemos leer en 9to5mac, debido a un fallo en el firmware que afectaba al sistema de administración térmica, bajaba la velocidad del procesador más de lo necesario bajo grandes cargas de trabajo. Si bien en un principio el fallo solo afectaba al MacBook Pro 2018 con procesador Intel Core i9, en Apple han querido ser precavidos y han decidido lanzar la actualización para todos los nuevos modelos.