"¿Desea pagar sonriendo?" Quizás suene a risa, pero es una pregunta que podría ser habitual en un futuro. La popular cadena de comida rápida KFC ya está probando este método de pago en uno de sus establecimientos, como recoge The Verge.

En concreto, en uno de los KFC que tiene en la ciudad china de Hangzhou. El equipo de Alipay, que pertenece a Alibaba, es quien está probando este método, y aseguran que su tecnología de Smile to Pay (sonreír para pagar) solo necesita entre uno y dos segundos de escaneo facial 3D para reconocer al cliente. En el siguiente vídeo podemos ver el proceso:

Eso sí, para evitar fraudes, el cliente debe introducir su número de teléfono, tras lo cual, el pago es validado.

Por el momento, se desconoce si esta tecnología acabará siendo un habitual en los KFC de todo el mundo. Pero sin duda, se trata de un avance que nos demuestra una vez más que la tecnología puede ser maravillosa, y también muy curiosa.