Ayer salió una noticia que causó un gran revuelo, todos los procesadores Intel de la última década tienen una vulnerabilidad. Tanto Microsoft como los encargados de desarrollar el kernel Linux estaban trabajando en un parche para solucionar dicha vulnerabilidad vía software.

Pues bien, Microsoft ha lanzado una actualización para Windows 10 poner fin a la vulnerabilidad, está disponible vía Windows Update, como comentan en SoftZone. El parche también saldrá para Windows 7 y 8/8.1, pero lo hará el martes que viene.

Intel asegura que los procesadores de la competencia también son vulnerables, pero desde AMD han negado la acusación de Intel. Según AMD, debido a las diferencias en la arquitectura de sus procesadores, creen que tienen un riesgo cercano a cero actualmente, según podemos leer en Gizmondo.