La vulnerabilidad Spectre sigue siendo noticia, la compañía más perjudicada ha sido Intel ya que sus procesadores también se han visto afectados por Meltdown. Después de lanzar el parche correspondiente para mitigar en la medida de lo posible dicho fallo, aconsejaron no actualizar pues muchos equipos se ven afectados por reinicios aleatorios.

Para evitar males mayores, Microsoft ha lanzado una actualización que desactiva el parche para Spectre en Windows 7 con Service Pack 2, Windows 8.1 y Windows 10, así lo han comunicado los de Redmond en la página de soporte. Aquellos usuarios que hayan actualizado la BIOS o UEFI de su placa base es recomendable que instalen dicho parche para Windows.