El lanzamiento de Destiny 2 se ha visto rodeado de polémica debido a la gran cantidad de fallos que tiene el juego de Bungie. Resulta que el título está plagado de glitches. Para empezar, tuvieron que eliminar uno de los emotes llamado Bureaucratic Walk, usando dicho emote los jugadores podrían atravesar prácticamente todas las paredes del juego.

Debido a todos estos fallos Bungie se ha visto en la obligación de retrasar dos semanas la modalidad Trials of the Nine. Durante ese tiempo los desarrolladores se centrarán en solucionar los glitches. El motivo está claro, es algo que afecta a la jugabilidad, haciendo el juego más fácil, sobre todo a la hora de acabar con ciertos enemigos finales de la raid.