El lanzamiento de Xbox One no fue lo esperado por parte de Microsoft debido al precio, costaba 100 euros más que PlayStation 4. La diferencia de precio estaba en Kinect, un dispositivo que servía para interactuar con la consola mediante gestos y voz.

Al poco tiempo Microsoft decidió sacar otro pack de Xbox One 100 euros más barato y sin cámara. Se podría decir que ya era tarde, Sony estaba viendo muchas más unidades PlayStation 4. Si bien los de Redmond continuaron ofreciendo soporte al dispositivo, poco a poco lo fueron dejado de lado.

Pues bien, el creador de Kinect, Alex Kipman, ha confirmado la muerte del dispositivo. Microsoft ha dejado de fabricarlo. Pero Kinect sigue presente, su tecnología está en las HoloLens, también en las cámaras compatibles con Windows Hello.