Ya sea por mensaje privado o en un grupo, en WhatsApp se comparten todo tipo de fotos y vídeos. Pues bien, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha multado a una persona que grabó una agresión machista, después difundió las imágenes en WhatsApp, como podemos leer en Público.

La persona que ha sido multada tendrá que pagar 2.000 euros. Según la resolución: "La mera captación de imágenes de las personas o su difusión a través de WhatsApp puede considerarse un tratamiento de datos personales incluido en el ámbito de aplicación de la normativa citada, debiendo analizarse en cada caso si este tratamiento se efectúa sobre información concerniente a personas físicas identificadas o identificables".

Resulta que en las imágenes se puede identificar a un miembro de la policía, y el denunciado compartió las imágenes a través de WhatsApp sin el consentimiento del mismo. Él pensó que la grabación podría ser utilizada por la victima como prueba.

Sin embargo y según la AEPD: "Dichas alegaciones no pueden ser tenidas en cuenta, pues la grabación no se utilizó como medio de prueba en un Juzgado, sino que fue divulgada por WhatsApp".