Desde hace años hay un revuelo con el tema de las vacunas, sobre si vacunar a los niños o no hacerlo. Para acabar con dicho debate en Francia han tomado una medida, según la agencia EFE. La ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, ha comentado que no le gusta imponer obligaciones, pero en ocasiones no hay más remedio.

No me gusta imponer obligaciones, no va con mi temperamento, pero con la vacunación se justifica.

A partir del 1 de enero todos los niños nacidos en Francia tienen que recibir 11 vacunas. Las vacunas obligatorias son las siguientes: la tos ferina, la haemophilus influenzae, la hepatitis B, el neumococo, la meningitis, el sarampión, las paperas, la rubeola, la difteria, el tétanos y la poliomielitis.

Aquellos padres que decidan no vacunar a sus hijos no los podrán inscribir en guarderías, escuelas o colonias de vacaciones, ya sean públicas o privadas. Los controles empezarán el 1 de junio. ¿Qué te parece la medida? ¿Crees que llegará a España?