El lanzamiento de la NES mini estuvo rodeado de polémica debido a las pocas unidades que salieron a la venta. Fueron muchas las personas que se dedicaron a especular, la compraban para más tarde ponerla a la venta a un precio muy superior.

Nintendo quiere que esto no vuelva a pasar, de ahí que recomienda a los consumidores no pagar más del PVP (precio de venta al público) que será de 79,90 euros. Además, la compañía japonesa ha ordenado aumentar la producción de SNES Mini para que no haya problemas de disponibilidad. Recordamos que la consola sale a la venta el 29 de septiembre.