El enésimo intento de Nokia por hacerse un hueco en un segmento que dominaba en la primera mitad de la década pasada tenía como principal estrategia ofrecer las novedades más importantes de Android. El mejor ejemplo de esta política lo podemos encontrar en el actual Nokia 8, el cual ya está comenzando a recibir las mejoras de Oreo 8.1.

Es importante programar la actualización para una hora prudencial o aceptar la descarga de la misma si estamos seguros de que no vamos a utilizar el dispositivo en los próximos minutos, 1,5 GB de peso tienen la culpa. Según se puede leer en el portal GSMArena, a lo largo de los próximos días llegará a todos los propietarios del modelo.

No contará con importantes diferencias respecto a la versión 8.0 recibida en noviembre, pero sí que se disfrutará de novedades relacionadas con la seguridad en el sistema operativo más moderno, incluyendo un parche actualizado al mes de febrero.