Si hace escasamente unas semanas era el gigante Xiaomi el que aterrizaba en España, hoy es el momento para anunciar que, al menos, Oppo lo hará en los próximos meses. Según se ha podido saber gracias al diario Expansión, la firma está manteniendo conversaciones con los principales distribuidores de tecnología móvil con el fin de asegurar un desembarco fructífero en las próximas fechas.

La estrategia internacional en Europa se tejará, como ya está haciendo Xiaomi, tomando como base el mercado español. Esta es la principal vía que tienen los fabricantes asiáticos tras comprobar cómo la demanda en España es mucho mayor que la que se produce en otros países vecinos como Francia o Alemania.

Su mejora de la calidad en los últimos años, unido a unos precios competitivos, está provocando que cada vez exista una mayor demanda de smartphones chinos. Así pues, Oppo oficializará en las próximas semanas el establecimiento de su sede de operaciones en España, pudiendo formalizarse la actividad en la primavera de 2018.