El Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación ruso, hace unas semanas presentó una demanda ante un tribunal de justicia moscovita pidiendo el bloqueo de la app de mensajería Telegram.

Desde agosto de 2017 el Servicio Federal de Seguridad venía pidiendo a Telegram que entregara las claves de su sistema de cifrado. El CEO de Telegram, Pavel Durov, se negó en todo momento.

Finalmente, un tribunal de Moscú y en concreto la juez Yulia Smolina, ha ordenado el bloqueo de Telegram en Rusia, esto incluye los dominios y direcciones IP. Además, también ha pedido que la aplicación sea retirada de la App Store y Google Play, como podemos leer en Meduza.

Mediante un comunicado Pavel Durov ha dicho lo siguiente la web de Telegram:

El poder que tienen los gobiernos locales sobre las empresas TI se basa en el dinero. En cualquier momento, un gobierno puede hundir sus acciones amenazándoles con bloquear sus fuentes de ingresos en sus mercados y forzar a las compañías a hacer cosas extrañas (recuerda cómo el año pasado Apple trasladó sus servidores de iCloud a China).

En Telegram, tenemos el lujo de no preocuparnos por las fuentes de ingresos o venta de publicidad. La privacidad no está a la venta, y los derechos humanos no deberían verse comprometidos por miedo o avaricia.