Google, según las informaciones de Android Authrity, habría registrado en las últimas fechas una patente que permitiría disponer de una pantalla que se adaptaría continuamente a los movimientos de la cabeza del usuario.

Esto permitiría un acoplamiento continuo del ángulo de visión de la persona que estuviese manejando un futurista Pixelbook. El funcionamiento, según se puede leer en el citado medio, estaría basado en una monitorización continua del rostro facial a través de una cámara sensorial situada en el marco inferior de la pantalla.

Google podría implementar esta tecnología en el próximo Pixelbook, pero tratándose del registro de patentes, es posible que nunca llegue, incluso, a una posible futura generación de la gama informática de la firma de Mountain View.