Parece ser que Papá Noel ha sido uno de los culpables de las caídas de los servidores que han registrado las plataformas PlayStation Network y Nintendo eShop durante el fin de semanas, especialmente el día de Navidad.

Como es lógico, la afluencia en los servidores que utilizan estas compañías se vio desbordado por la inclusión de una gran cantidad de nuevos usuarios al mismo tiempo. Aquellos a los que Papá Noel les dejó una PlayStation 4 o Nintendo Switch pudieron comprobar, junto al resto de usuarios, cómo las plataformas registraban problemas relacionados con la velocidad o la posibilidad de acceder al servicio.

Ambas empresas, líderes del mercado, lamentaron lo ocurrido en las redes sociales, admitiendo los problemas de conexión que saturaron la red durante el fin de semana, tal y como se puede leer en Europa Press.