A todos nos gusta contar con lo último del mercado, ya sea en versión hardware o software. Sin embargo, ¿por qué no deberíamos dejarnos llevar por la presión de la sociedad y mantener nuestra versión de iOS? A no ser que tengas un iPhone X, 8 en cualquiera de las versiones o, a lo sumo, un 7, quizás no sea buena opción incluir iOS 11.

Tal y como se puede leer en Mashable, es probable que no le siente nada bien a tu móvil incluir las mejoras de la última actualización lanzada por Apple. Le podemos llamar obsolescencia programada o pasado de moda, lo que tú quieras.

Si sigues este sencillo consejo podrás asegurarte, ante todo, no tener que desembolsar una gran cuantía en tu próximo móvil (lo más seguro es que sea otro con el logo de la manzana si integraste en el pasado otras plataformas como macOS). ¿Por qué? Apple se enfrenta a 2 demandas por reducir las prestaciones de modelos tradicionales. Problemas de rendimiento y batería son su principal mantra.