El iPhone X fue una de las revoluciones más destacadas del 2017 en relación a tecnología móvil. Ha supuesto un antes y un después en relación a la tecnología móvil. Sin embargo, sus precios han marcado un tope que jamás antes se había alcanzado. Cualquiera de las versiones están por encima de los 1.000 euros, por lo que no es una opción atractiva para el consumidor medio.

Ahora bien, ¿qué podemos esperar en los próximos meses? Si eres de esos que siempre se ha esperado a comprar modelos de alta gama cuando ya han cumplido un ejercicio de vida, debes saber que el iPhone X no será tu próximo terminal. Tal y como ha desvelado el analista próximo a la firma Ming-chi Kuo, no parece que su precio vaya a quedar por debajo de las 4 cifras.

Esta política serviría, según se puede leer en Pocketnow, para no penalizar la imagen de marca que siempre ha distinguido a la compañía de Cupertino. ¿Estamos ante una burbuja en la cotización del buque insignia en los próximos años o una estrategia un tanto arriesgada?