Samsung ya está trabajando en su próximo wearable, en está ocasión será un híbrido entre smartwatch y pulsera de actividad. El concepto que tiene ahora mismo el fabricante surcoreano sería una mezcla entre Gear S3 y Gear Fit 2. El dispositivo será bastante pequeño y las correas más finas de lo normal, además se podrán reemplazar.

Al ser un wearable híbrido todo apunta a que será sumergible, permitiendo practicar natación con él. También tendría seguimiento de la actividad, control de peso, emitirá alertas con consejos y mucho más. Samsung quiere que sea un dispositivo todoterreno, tanto para trabajar como para hacer ejercicio.