Las criptomonedas se han vuelto una inversión refugio para los malhechores, esto es lo que se puede destacar tras las declaraciones realizadas por Theresa May al medio de comunicación Bloomberg. La Primera Ministra de Reino Unido ha reconocido que están investigando cómo lidiar con el comercio ilícito que envuelve al Bitcóin y demás monedas digitales.

Según se puede leer en Reuters, ha reconocido que estas divisas virtuales presentan un problema de cara a controlar el mercado ajeno a la legalidad. De hecho, ha reconocido que suponen una fuente de lavado de dinero para aquellos que se lucran mediante actividades prohibidas o que están fuera de la ley.

Las criptomonedas como el Bitcóin deberíamos considerarlas muy en serio, precisamente por la forma en que pueden ser utilizadas particularmente por los delincuentes.

Mientras tanto, el Bitcóin parece mantenerse en mitad del nicho bajista en el que lleva inmerso desde que se alcanzase la cota de los casi 20.000 dólares, su máximo histórico conseguido en diciembre de 2017.