Hace unos días corría como la pólvora una noticia que ocurrió el año pasado. Según te mostramos hace unos días, Uber sufrió uno de los mayores robos de datos de la historia. Información personal de hasta 57 millones de cuentas fue desvelada por un joven de 20 años.

Tal y como se puede leer en Mashable, el chico tan solo pretendía contribuir a la economía de la familia cuando logró vulnerar la seguridad de una de las plataformas de transporte. De esta forma, a través del servicio HackerOne, se hizo con un botín de 100.000 euros que le ofreció la propia Uber para entregase, de nuevo, los datos.

En el acuerdo también se firmó una cláusula de confidencialidad, pero un año más tarde, hace escasamente unos días, todo salió a la luz. De esta forma, podemos decir que el público general nos hemos enterado del robo y, aun así, el joven anónimo se ha hecho con esta pequeña fortuna.