Ripple, cuyo valor el pasado 1 de enero era de 0.0065 dólares, acaba de posicionarse como la segunda criptomoneda con mayor cotización del mercado de las monedas virtuales, por detrás del Bitcoin. Acaba de adelantar a Ethereum, incrementando su valor en torno a un 42% en las últimos 24 horas, según se puede leer en Mashable.

¿A qué se debe este nuevo referente? Este valor está especialmente diseñado para el mercado interbancario, lo que aporta mayor seguridad para los inversores. Del mismo modo, varios países como Japón o Corea del Sur ya están admitiendo operaciones a la banca tradicional, lo que mejora las previsiones del Ripple.

Sin embargo, es importante destacar que los movimientos muy volátiles al alza suelen llevar aparejados desplazamientos similares en forma de caídas, por lo que habrá que estar atentos a los próximos días para ver cuál es el valor medio que se obtiene de estas fluctuaciones en los precios.