El 15 de septiembre llegará a las estanterías de los centros comerciales el Samsung Galaxy Note 8, el nuevo buque insignia del fabricante coreano. El terminal tiene una gran pantalla de 6,3 pulgadas y cuenta con un procesador Exynos 8895, aunque en algunos países llegará con el Qualcomm Snapdragon 835.

Dos días antes del lanzamiento Samsung ha lanzado una actualización con la versión de firmware N950FXXU1AQI1, la recibirán en sus dispositivos aquellos que compren el Samsung Galaxy Note 8. El firmware incluye mejoras relacionadas con el software de la cámara y optimiza la carga inalámbrica.

La actualización también viene con el parche de seguridad de agosto, soluciona 32 fallos críticos. Unas semanas más tarde llegará el parche de seguridad de septiembre que corrige 46 vulnerabilidades de Android y 12 de Samsung Experience.