Todo parece indicar que el Samsung Galaxy S9 no está vendiendo lo esperado por parte del fabricante coreano. Tal vez el motivo sea que no supone un gran salto respecto al Galaxy S8. También hay que tener en cuenta el precio, es más caro.

Debido a la baja demanda, Samsung estaría considerando realizar cambios significativos en el Galaxy S10, según Pocketnow. El nuevo terminal tendría tres cámaras en la parte trasera y lector de huellas bajo la pantalla. En la parte frontal podría llevar un sensor 3D cuya función sería mejorar el reconocimiento facial.

Veremos si finalmente se confirma todo esto. Está claro que Samsung tiene que arriesgar más si quiere que el Galaxy S10 resulte atractivo de cara a los consumidores.