La tecnología 10LPP (Low Power Plus) ya está siendo implementada por Samsung para dar paso a una nueva generación de procesadores para la futura línea de terminales. Según se puede leer en el comunicado oficial que ha ofrecido la compañía tecnológica, esta nueva innovación permitirá un rendimiento de hasta un 10% más alto y un consumo de energía un 15% más bajo.

Además, según se puede leer en la noticia, este comienzo de la producción masiva se debe, principalmente, a su implementación en su futura línea de gama alta, la cual comenzará a ofrecerse a principios de 2018. Este anuncio, por tanto, aviva los rumores que apuntan a que la próximas generación de los Galaxy S dispondrán de esta novedosa tecnología.

¿Será esta la principal novedad que incorporará la línea S9 y S9+? De ser ciertos los datos ofrecidos en el comunicado, tanto la duración de las baterías como el desempeño de los terminales contarán con mejores registros que la gran mayoría de la competencia del segmento de gama alta.