¿Crees en la confidencialidad de tus datos cuando adquieres un terminal? El debate está, de nuevo, encima de la mesa. Si hace unos meses Apple tuvo que vérselas con el FBI en torno a la privacidad de un iPhone de un propietario que había sido encausado como terrorista, ahora llega el turno de Sony, compañía que sí habría cedido a las presiones del ente público.

Según se puede leer en Europa Press, un usuario de PlayStation, situado como sospechoso de pertenecer a una banda terrorista, podría haber sido víctima por vulneración de sus datos personales. Al parecer, el cuerpo de policía estadounidense habría pedido aportación de datos del cliente de Sony para realizar una serie de comprobaciones.

Unas declaraciones realizadas por el hermano del investigado fueron determinantes para que el FBI actuase inmediatamente. El propio familiar alertó de que tenía prohibido el acceso al garaje, lugar donde parecía mantener conversaciones mediante los chats proporcionados a través de la PlayStation 4.