El mercado del coche autónomo ha atraído la mirada de compañías tecnológicas ajenas al sector. Sony, tras empeorar resultados en el comercio de productos de consumo, podría virar en los próximos meses ofreciendo soluciones para mejorar los sistemas de piloto automático.

Según se puede leer en Reuters, la firma japonesa podría ofrecer soluciones orientadas a la imagen y vídeo con el objetivo de mejorar un producto que algún día dominará la movilidad.

Al parecer, los sensores de imagen que la compañía ya tiene diseñados podría contribuir a detectar mejor la presencia de obstáculos, pudiendo reducir la secuencia que transcurre entre la recepción de los datos y la implementación de una orden en la centralita del coche autónomo.

Puede parecer insignificante mejorar el proceso en unos milisegundos, pero cuando se circula, por ejemplo, a 100 km/h, puede marcar la diferencia entre salvar una situación de peligro o sufrir un accidente de tráfico.