Hace ya unas semanas desde que Spectre y Meltdown fueron lo más comentado en la red. Millones de dispositivos eran, de repente, vulnerables con posibilidad de sufrir un ataque. Debido a que afectaba a componentes muy estandarizados, los suministradores de los sistemas operativos tuvieron que actuar rápido.

Los parches de seguridad han conseguido mitigar los potenciales efectos de estos malwares, pero aún así, empresas del tamaño de Google han mostrado su preocupación por estos agujeros de seguridad. Tanto es así que la firma de Mountain View ya se ha pronunciado al respecto, afirmando que Spectre y Meltdown son los 2 ejemplos más peligrosos de la década en este sentido.

Según se puede leer en Mashable, Google ya sabía de este fallo desde hace meses. Afectaba principalmente a servicios en la nube, uno de los sectores más estratégicos de la firma, por lo que estaban especialmente preocupados.

El motivo no era otro que mitigar el peligro implicaba la ralentización de los procesos, lo que provocaría una caída en el número de clientes en el futuro. Por ello, tuvieron que destinar cientos de empleados para corregir un problema que, finalmente, se ha solventado sin necesidad de disminuir la velocidad del dispositivo.