La verificación de cuentas es el mecanismo más fiable para detectar que el perfil desde el que se publican los mensajes corresponde, efectivamente, a la persona. Hasta hace unos meses, solamente las personas más influyentes podían optar por la tenencia del característico check de color azul al lado del nombre del perfil.

Posteriormente, Twitter decidió rebajar las condiciones para la verificación de cuentas, por lo que todo tipo de perfiles incluyó su correspondiente tick. Desde entonces, supremacistas blancos o usuarios que están a favor del machismo u otras posturas contrarias a las reglas de uso de la empresa han colapsado la red con verificaciones.

Twitter ha visto perjudicada su imagen debido a que muchos usuarios creen que este proceso se realiza para defender el contenido que estos publican. A modo de evitar que esto siga ocurriendo, la plataforma ha decidido comenzar a eliminar la verificación en este tipo de cuentas.