Uber y Waymo mantendrán una disputa judicial en los próximos meses tras ver cómo la filial de Waymo podría interponer una demanda por un supuesto espionaje en relación a la conducción autónoma. Hace unos días te contábamos por qué Waymo lleva la delantera en la carrera por el sistema de piloto automático. Uber lo sabe y, por ello, de vez en cuando contrata personal que ha trabajado anteriormente en Waymo.

Ahora, tal y como se puede leer en Los Angeles Times, el Departamento de Justicia habría actuado de oficio abriendo una investigación para esclarecer qué es lo que ha ocurrido. Al parecer, el ex ejecutivo Anthony Levandowski robó tecnología de Alphabet antes de unirse a Uber el año pasado.

De ser cierto, una nueva polémica volvería a sacudir los cimientos de una compañía que ya vio cómo hace unos días salía a relucir el escándalo de la filtración de información privada.

Se espera que, para principios de febrero, pueda celebrarse un juicio que podría marcar un antes y un después en la carrera por la conducción autónoma.