Un acuerdo extrajudicial ha cerrado uno de los casos de espionaje más comentados en los últimos meses. Uber, acusada de haber robado información privilegiada de Waymo, ha accedido a la petición de Waymo, por lo que saldará las cuentas con la compañía filial de Alphabet con el pago de 245 millones de dólares.

El pago se efectuará en forma de una participación de la empresa Waymo en el accionariado de Uber por el montante estipulado, lo que permitirá a la firma con sede en California ser uno de los principales accionistas de la entidad de servicio de transporte. Según Reuters, los detalles del acuerdo se han conocido este mismo viernes tras la celebración del quinto día del juicio.

Del mismo modo, en el acuerdo también que ha querido constar que Uber no utilizará información en el futuro en lo referente al sistema autónomo que ambas compañías están llevando a cabo por separado. ¿Cómo responderá el mercado esta solución? Es muy probable que el inversor vea con buenos ojos la operación.