El Ministerio de Justicia de Bélgica estaría dispuesto a llevar a la Unión Europea un asunto que repleto de polémica y que tiene a los desarrolladores de videojuegos en alerta. Al parecer, pagar por abrir las denominadas cajas de botín podría inducir a la ludopatía, ya que al fin y al cabo, la suerte y el azar hace que se consigan uno u otros premios.

Y te preguntarás, ¿qué son las cajas de botín? Es una actividad que se ha popularizado en los últimos años. Consiste, básicamente, en el pago de una cantidad de dinero por mejorar las habilidades de los personajes. Mejores armas, un incremento en las capacidades o la obtención de mejores objetos son algunas de las estrategias utilizadas por los desarrolladores para seguir obteniendo ingresos tras la compra de un videojuego.

Al depender de la suerte o el azar, la justicia belga está pensando limitar o, incluso, prohibir este tipo de prácticas que incitan a la ludopatía. ¿Por qué? En ocasiones, según se puede leer en Europa Press, no es posible mejorar el rendimiento en el juego si no se acaba adquiriendo alguno de estos paquetes especiales.

El propio Ministro belga, Koen Geens, ha querido constatar la preocupación que está generando a muchas familias este tipo de videojuegos. Más aún a sabiendas que parte del público objetivo de esta demanda es menor.

Mezclar los juegos de azar y los videojuegos, especialmente a una edad temprana, es peligroso para la salud mental del niño.