El iPhone X, ya sea por su precio u otras razones, lo cierto es que está viendo cómo sus ventas son menores a lo esperado. Tanto es así que Apple habría pensado en acortar su vida comercial para mediados de año en aras de dotar de un mayor protagonismo a los modelos que vendrán para la segunda mitad de año. Y te preguntarás, ¿no debería ser un dato favorable para la firma surcoreana?

Aunque parezca difícil de asimilar, lo cierto es que Samsung es proveedor de la compañía de Cupertino. Le suministra la pantalla de tecnología OLED con la que cuenta cada iPhone X. Por ello, si las expectativas de consumo del modelo de gama alta eran positivas, también lo sería para la compañía que presentará el S9 el mes que viene.

Del mismo modo, si se prevé que a mediados de año podría cancelarse la producción del primer terminal en incluir la tecnología Face ID, esto repercutirá, de un modo u otro, a Samsung, tal y como se puede leer en GSMArena, que verá reducidos sus ingresos por la menor demanda de pantallas.