El usuario de YouTube Chris Notap ha publicado en su canal un vídeo ilustrativo en el que se demuestra, una vez más, lo perjudicial que es fumar.

Utilizando un recipiente de cristal, un dispositivo para succionar, y unos cuantos algodones blancos, Notap simuló la acción de fumar, para luego comprobar los restos de tabaco que quedan en el cuerpo. Para la prueba, se utilizaron 600 cigarros, lo que equivaldría a fumar una cajetilla al día, algo habitual entre fumadores.

No te pierdas el resultado:

Como vemos, los algodones han pasado de ser totalmente blancos, a adquirir un color marrón que demuestra los restos que quedan en los pulmones de los fumadores. Además, hacia el final del vídeo, también se muestra un líquido negro y un poco viscoso, que se corresponde con el alquitrán y otros componentes de los cigarros, y que quedan en la garganta de los fumadores.