El tiempo pasa volando, han pasado cuatro años del acuerdo firmado por Vodafone y ONO, en dicho acuerdo la operadora británica compraba ONO por 7.200 millones de euros. Una vez se confirmó la compra y con el paso de los meses, fueron realizando cambios para simplificar los combinados disponibles.

Cuatro años más tarde, por fin Vodafone ha llevado a cabo la fusión por la absorción de ONO, como podemos leer en el diario Expansión. Esto a corto plazo supone la disolución de Grupo Corporativo ONO y el cese de los directivos de la misma. Pero, ¿por qué han tardado tanto? Una de las razones es la siguiente. En 2016 tuvieron que paralizar la fusión por un motivo, para responder con una mejor estructura fiscal a una tasa del Ayuntamiento de Madrid avalada por el Tribunal Supremo, según comentan en ADSLZone.