Hace unos días comentamos que Vodafone tenía pensado aumentar la velocidad de sus conexiones a partir de julio. Pues bien, ha sido confirmado por la compañía, según ADSLZone. Además, desaparecerá la conexión de 120 Mbps y no habrá aumento a 240 Mbps. En su lugar, los clientes que tienen 120 Mbps verán aumentada la velocidad hasta los 600 Mbps.

Aumento de velocidad sin coste

Para empezar, por al aumento de velocidad no habrá que pagar más, así que las tarifas se quedarán como están y no sufrirán ningún cambio. Así quedarán las conexiones:

  • Los clientes con 50 Mbps pasarán a tener 100 Mbps

  • Los clientes con 120 y 300 Mbps pasarán a tener 600 Mbps

En cuanto los clientes que tienen 1 Gbps, nada de aumento y pagarán lo mismo que ahora.