WhatsApp vivió, el pasado 13 de enero, un hecho insólito. La última versión disponible mostró, por error, un mensaje en el que se informaba que esa actualización estaba obsoleta. De hecho, incitaba al usuario a que instalase la última pese a que esta misma era la más moderna.

Según se puede leer en Europa Press, muchos usuarios se quejaron en diversos foros sobre esta anomalía, la cual confundió a parte de la comunidad. Muchos de ellos decidieron desinstalar la aplicación y volverla a descargar para eliminar este mensaje confuso.

Este problema se debió, principalmente, a problemas en la distribución de la actualización, es decir, la versión v2.17.231. Esta actualización corresponde con la emitida por la compañía el pasado 10 de enero.