Como apuntan desde The Verge, durante esta semana, Qualcomm, la fabricante de procesadores, ha llevado a cabo un evento en el que ha hablado de los procesadores ARM en Windows 10. Un evento en el que también estaban presentes responsables de Microsoft, quienes nos han puesto al día de sus avances en este apartado.

Microsoft espera lanzar sus primeros dispositivos ARM con Windows 10 a finales de año, y aseguran que sus expectativas han sido superadas, por lo que están en posición de prometer ordenadores portátiles con varios días de autonomía. Según Pete Bernard, gerente de programa de Microsoft:

Para ser franco, en realidad estamos más allá de nuestras expectativas. Establecimos un objetivo alto para nuestros desarrolladores, y ahora estamos más allá de eso. Es el tipo de autonomía que permite un uso diario. No llevo el cargador encima. Puedo cargarlo cada par de días más o menos. Es ese tipo de autonomía.

Bernard asegura que los portátiles ARM con Windows 10 supondrán un importante cambio en el mercado (de hecho, Intel sigue muy de cerca estos avances, e incluso se ha planteado poner trabas legales a Microsoft), y muestra de ello es la anécdota que contó en una entrevista a ZDNet. Los primeros probadores reportaron problemas con el nivel de batería, afirmando que debía haber algún fallo porque el indicador no bajaba por mucho uso que se le diese.

Resultó no ser un error, simplemente tiene una gran duración de la batería.

Una de las grandes dudas que hay respecto a los procesadores ARM moviendo Windows 10 es la de si ofrecerán un rendimiento suficiente a la hora de ejecutar los principales programas, aunque ya el año pasado el equipo de Windows nos demostró que será bueno. En este vídeo se puede ver un dispositivo Windows 10 impulsado por un procesador basado en ARM, en concreto el Qualcomm Snapdragon 820 (el chipset de los móviles de gama alta de la primera mitad de 2016), moviendo con soltura Adobe Phostoshop, e incluso juegos: