Una startup españóla denunció ante el órgano judicial una posible vulneración de patentes por parte de Xiaomi. De hecho, la compañía china deberá hacer frente al pago de 200.000 euros por exhibir los modelos implicados en el Mobile World Congress (MWC) que está disputándose estos días en Barcelona.

Según se puede leer en El Confidencial, el juez ha dictado orden para que la multa se haga efectiva en los próximos días. Tot Power Control, que es como así se llama la firma tecnológica española, habría interpuesto una demanda por encontrar en que parte de la futura gama de la empresa oriental dispone de una solución patentada por ellos. Los modelos implicados son los Redmi Note 5A, el M1 A1 y el MI MIX 2.

La aparente vulneración de la patente estaría relacionada con la demanda de cobertura por parte de los terminales. Esta startup elaboró una innovación que conseguía mejorar la calidad de la recepción de cobertura y datos. La imposición de esta medida cautelar, no obstante, podría significar un primer paso de un fallo en favor de la marca española.