La filial de Alphabet está realizando un esfuerzo considerable para acabar con el contenido no apropiado para el colectivo más joven. Es una plataforma que no entiende de edades entre su audiencia, por lo que debe realizarse a mano la eliminación continuada de vídeos que se suben desde millones de cuentas.

Ahora, Susan Wojcicki, directora ejecutiva de la compañía, ha querido dejar claro que en los próximos meses conseguirán reducir los plazos para borrar cualquier contenido que vulnere la política de la web. De hecho, esta difícil tarea ya está llevándose a cabo desde hace unos meses.

Según se puede leer en Android Authority, YouTube ya habría borrado más de 150.000 vídeos desde junio por no adecuarse a las restricciones expresadas en su política de privacidad o por ser estos catalogados para el público infantil sin realmente serlo.

Al parecer, el próximo año podría verse incrementada la plantilla de la firma digital hasta un total de 10.000 empleados, lo cual le permitiría disminuir a una hora hasta el 70% de los vídeos no apropiados para el público más joven.