Amazon está muy concienciada sobre la importancia de trabajar en el desarrollo de tecnologías que ayuden a hacer de este un mundo mejor, como el software que busca en historiales médicos y que podría mejorar así los tratamientos. Desgraciadamente, no todas las tecnologías creadas por las compañías parecen tener aplicaciones positivas.

Así lo piensa el grupo de accionistas de Amazon que ha solicitado formalmente a la compañía que no venda la tecnología de reconocimiento facial en la que tanto ha trabajado durante los últimos años. No están solo estos accionistas, que tienen el apoyo de 85 asociaciones de activistas que también se centran en Google y Microsoft.

Los activistas se unen en contra de Amazon

Solo han pasado unos días desde que se confirmase que el FBI estaba haciendo pruebas con Rekognition, la tecnología de reconocimiento facial de Amazon, según informaba Sputnik News. Esta era solo una de las noticias que dejaba claro que la compañía de Jeff Bezos estaba trabajando mano a mano con agencias gubernamentales.

La información no contentó a decenas de asociaciones defensoras de derechos civiles, que aseguraban que la herramienta de Amazon amenazaba la libertad de los ciudadanos. Este pensamiento no se ha quedado solo en palabras y se ha convertido en una petición formal a Amazon para que deje de vender su tecnología de reconocimiento facial.

Un grupo de accionistas se ha unido para enviarle a Amazon una petición en la que se muestran preocupados por la amenaza que la herramienta de reconocimiento facial puede suponer para los derechos civiles y humanos y para el valor de la compañía.

La solicitud, también dirigida a Google y Microsoft, pide que las compañías no vendan su tecnología a los gobiernos

Los accionistas no están solos en esta demanda, ya que cuentan con el apoyo de organizaciones de derechos civiles, académicos y cientos de empleados de Amazon. Todos ellos creen que Amazon debe parar la venta de Rekognition al gobierno para evitar que se convierta en un sistema de videovigilancia de la población.

La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés) es la principal propulsora de esta solicitud, alegando que la venta de la tecnología de reconocimiento facial "amenaza la seguridad de miembros de la comunidad y también minará la confianza en el negocio".

Los accionistas están convencidos de que Amazon no está restringiendo el uso de Rekognition cuando lo vende a agencias gubernamentales. Así lo pudieron comprobar durante una entrevista a la ejecutiva Teresa Carlson, que reconoció que no habían dibujado ninguna línea restrictiva que protegiese la privacidad y los derechos civiles.

Un grupo de accionistas le ha pedido a Amazon que no venda su tecnología de reconocimiento facial. Reuters

El objetivo de la propuesta de los accionistas es que Amazon suspenda la venta de su herramienta al gobierno hasta que esta pase por una revisión de derechos civiles. Además, los demandantes pretenden que su petición sea votada en la reunión de Amazon en primavera.

Por el momento Amazon no ha comentado nada al respecto, pero ya sabemos que Jeff Bezos se mostró a favor de ofrecer sus armas al gobierno estadounidense. "Si las grandes empresas de tecnología van a dar la espalda al Departamento de Defensa de los Estados Unidos, este país va a estar en problemas", dijo en una conferencia el pasado octubre.

Un reconocimiento facial que arrastra polémica

Todas las alarmas en torno al reconocimiento facial de Amazon saltaron en julio de 2018, cuando salió a la luz que había reconocido como criminales de 28 congresistas de Estados Unidos. Así lo descubrió la ACLU tras llevar a cabo un estudio en el que utilizaba Rekognition con una base de datos con fotos de criminales.

El reconocimiento facial de Amazon falló estrepitosamente al confundir a 28 de los congresistas con los delincuentes de la base de datos. "Ser identificado -tanto si es de forma precisa o no- podría costarle a la gente su libertad e incluso su vida", defendieron desde la ACLU.

La ACLU ya denunció hace unos meses los errores de Rekognition, la herramienta de Amazon

La herramienta de Amazon no solo quedó como ineficaz, sino también como racista. 11 de los 28 congresistas afectados por el reconocimiento facial eran negros, es decir, un 40%. Además, el estudio de la asociación también señaló que los latinos se veían perjudicados de igual forma.

Gracias a este estudio, la demanda de los accionistas y demás organizaciones a favor de los derechos civiles llega con pruebas que confirman que la relación entre Amazon y las agencias gubernamentales podría ser perjudicial para los ciudadanos, aunque eso no signifique que la solicitud vaya a ser aceptada por la compañía.