Como cualquier otro artista, Andy Bauch es un autor llamado a revolucionar el arte desafiando todo lo que hayas visto hasta ahora. Su obra combina LEGO, formas geométricas y una clave secreta que de descifrarla, podría hacerte ganar mucho dinero gracias a las criptomonedas como el Bitcoin.

Una obra que mezcla arte y tecnología a la perfección

Me explico: a simple vista parecen composiciones cromáticas difusas, pero como sucediera con los míticos libros esos de 3 dimensiones, si miras con atención puedes descubrir mucho más.

Míralo como una inversión inteligente, como cuando alguien compró su primer Van Gogh a un artista marginado que vivía en la pobreza y más tarde su obra se revalorizó de forma exponencial. Con un Bauch todo puede ser mucho más rápido: solo tienes que sentarte enfrente y descifrar la clave de una Wallet que atesora 10.000 dólares en monedas virtuales.

¿Cuánto valdrán las criptomonedas cuando logren descifrarlo? Gizmodo

Bauch era de esos visionarios que en 2013 comenzó a interesarse por las criptodivisas, así que empezó a invertir en el Bitcoin. Como explica a MotherBoard, tampoco es que estuviera loco por ellas, por lo que tampoco invirtió lo suficiente como para estar podrido de dinero. Y es que aunque 2018 no sea definitivamente el año para las criptomonedas, aquellos que apostaron en años anteriores sí que hicieron pingües beneficios.

En 2016, decidió ir un paso más allá y fascinado por todo la gran burbuja Bitcoin, comenzó a plasmar su pasión en su obra, que se ha visto culminada en la serie New Money. Y es que por aquel entonces se hizo con una cantidad de Bitcoin, Litecoin y otras monedas virtuales y comenzó a atesorarlas en Wallets, unas carteras virtuales para proteger las criptodivisas mediante encriptación.

Esta encriptación consiste en una larga cadena de letras y cifras que posteriormente pasó por un algoritmo encargado de generar un patrón. Entonces Bauch solo tuvo que traducir ese patrón en formas y colores de piezas LEGO y el resultado es lo que puedes ver: imágenes que en realidad son un mapa del tesoro del siglo XXI, siempre y cuando seas capaz de desencriptarlo todo. Una misión digna de Alan Turing.

Es una obra de arte y a la vez un mapa del tesoro moderno. Gizmodo

New Money, una paradoja del valor del arte

Esta serie de cuadros no deja de ser una curiosa metáfora sobre el valor en el arte. Y es que una obra vale más allá de su apariencia, sino el valor que obtiene a posteriori fruto de factores como la tendencia artística actual, modas, autores, etc. En definitiva, en la interpretación social de la obra, que es la que lo dota de valor.

Del mismo modo, en New Money pueden gustarte los cuadros en sí, pero su valor está en su interior, concretamente en la interpretación certera que hagas de ello, que te llevará al Wallet que atesora las monedas visuales.

Como aliciente, el título de cada cuadro explica qué tipo de moneda alberga el Wallet y cuánto valía cuando el autor la compró. Como bien sabes, el mercado de divisas virtuales es tremendamente volátil, por lo que puedes comprar una obra que albergue 10.000 dólares actuales como inversión a largo plazo (al fin y al cabo tienes toda la vida para descifrarlo) y que cuando lo hagas esa moneda ya no exista. O haya pegado un pelotazo. No sé tú, pero es el tipo de apuesta que a mi me resulta imposible de rechazar.

Bauch explica para Gizmodo:

Buena parte del trabajo que estoy haciendo intenta acercar este aparente brecha entre el arte, las nuevas tecnologías y la humanidad.

A Bauch le gustan los LEGO como medio porque ofrece una estética similar a los píxeles, es industrial, se producen en masa, en resumen, una buena analogía de la sociedad actual y del propio arte. No es la primera vez que las monedas virtuales llegan al arte y, a juzgar por lo revolucionario del trabajo de Bauch, esperamos que no sea la última.