El mundo de la robótica destinada a la domótica está creciendo en términos exponenciales. La inclusión de tecnologías adicionales como los asistentes virtuales de plataformas como Apple, Amazon o Google, no hacen más que anticipar una llegada en masa en los próximos años. Ahora bien, entre todos ellos, ¿cuál es el que cuenta con un mayor desarrollo?

Desde hace un tiempo, Anki lleva trabajando en la popularización de un pequeño robot denominado Vector. Con un diseño que nos recuerda a los de las películas de dibujos animados, cuenta con una batería de potenciales usos a implementar en los próximos meses. Ahora bien, ¿habría que posponer su compra o nos arriesgamos a que incremente su precio una vez agregadas nuevas funciones?

Alexa se ha convertido en uno de los asistentes virtuales más reconocidos

La compra de productos de esta clase ha cambiado en los últimos años. En la actualidad, además de comprar el gadget, uno está comprando actualizaciones que se incorporarán en el futuro. En el caso que nos acontece hoy, el Vector contará con múltiples soluciones venidas de la mano de Alexa, el asistente virtual de Amazon.

Esto nos proporciona una idea sobre cuáles son las intenciones de una compañía que comercializará este producto a razón de 250 dólares a partir del próximo 12 de octubre. De ser así, se posicionará como una de las principales alternativas en un mercado que todo parece indicar que crecerá a pasos agigantados. ¿Es la robótica dedicada al ámbito doméstico la próxima revolución?

Desde hace un tiempo, las conversaciones entre esta compañía y Amazon sugieren que la integración de este servicio mejorará de manera exponencial las capacidades de un robot que todavía ofrece una muy limitada oferta de funciones. Veamos, aun así, qué podemos esperar de un proyecto que está recaudando fondos a través de una campaña de crowdfunding en Kickstarter.

Un robot con un potencial que podría hacerlo muy útil en el hogar

¿Qué tiene el Vector que lo diferencia respecto de la limitada competencia que hay en este mercado? Sin lugar a dudas, además de poseer un diseño muy personal, la diferenciación llega a través de la conectividad. El sistema de actualizaciones que se prevé con Amazon lo convertirá en un programa diferencial en el medio plazo.

El Anki Vector es un pequeño robot que se irá actualizando en los próximos años gracias a Alexa. Mashable

Según se puede leer en la propia información suministrada por la plataforma de micromecenazgo, se espera que a finales de año se incluya una actualización que permita al Vector ofrecer funciones como un sistema de vigilancia a través de su cámara de 360º, o bien, reconocimiento de voz e interacción con el resto de dispositivos Alexa.

Amazon contribuirá para que el robot de Anki crezca en el mercado

¿Imaginas ordenar a este pequeño robot que programase el microondas que comercializará próximamente la plataforma online de distribución? Todavía es pronto para determinar un avance en esta dirección, pero todo hace pensar que esta tecnología podría abrir un nuevo abanico en el mercado de los robots relacionados con la actividad en el domicilio.

Anki, por otro lado, también está realizando una política de desarrollo para esta inminente mascota robótica. Buena prueba de ello es que ya se está valorando la inclusión de soluciones que permitan la detección de mascotas, el monitoreo del hogar, la entrega de mensajes o el reconocimiento de música, entre otros.

Las actualizaciones de servicios como principal atractivo

La llegada de actualizaciones denotan un valor diferencial sobre este producto. El mejor ejemplo para explicar la eficiencia de este tipo de servicios nos la muestra Tesla. La compañía de Palo Alto, a través de actualizaciones vía OTA, mejora el sistema operativo de sus automóviles, haciendo posible la introducción de nuevos sistemas prácticos para el usuario.

Si este sistema era atractivo en relación con su competencia, la inclusión de funciones próximas a través de mejoras en el número de funciones no hará más que posibilitar la llegada de nuevos servicios, los cuales se ajustarán mejor a las necesidades de los clientes. Aun así, hay que ser precavidos, ya que 2019 se antoja como el momento en el que podría tener un mayor recorrido en el mercado.

Este robot dispone de una pequeña pantalla en la que muestra información

Al preguntarle, en su pantalla mostrará los grados y el tipo de tiempo que va a hacer, así como la indicación de la hora que es en ese preciso momento. De igual manera, no se descarta que en un futuro, su cuerpo físico se vea modificado con el objetivo de ofrecer otro tipo de servicios. No obstante, sus orugas le permiten superan pequeños obstáculos.

Este producto, a día de hoy, dispone de uno precio un tanto elevado. Al fin y al cabo, todavía no cuenta con suficientes herramientas como para justificar su coste. ¿Una inversión tal vez? Quizás habría que verlo desde este punto de vista. No obstante, por delante quedan unos meses en los que se verán avances a nivel de software. Solo así se sabrá si cumple con su cometido y con las expectativas puestas en él.