Si hay algún ejemplo perfecto de cómo la tecnología ha conseguido que nuestra especie descubra hasta donde podemos llegar, incluso fuera de las fronteras de esta pequeña bola azul llamada Tierra, ese es el archiconocido Apollo 11. La ciencia aeroespacial, y todos sus desarrollos desde hace décadas, son el culmen de una sociedad que debería haber evolucionado junto con su tecnología, pero que sigue sin aprender las bondades de un engranaje perfecto.

Un cumpleaños estelar que hay que celebrar

La figura del módulo lunar, que se puede adquirir a través de la página web de Lego en Estados Unidos, tiene un precio de 99 dólares, lo que al cambio serían unos 88 euros. Esta réplica, que consta de 1.087 piezas, representa el vehículo que alunizó, no confundir con alucinar, en la superficie de la Luna y ha sido diseñada en conjunción con el organismo que la vió nacer, a tamaño real, es decir, la NASA. El conjunto se completa con parte de la superficie del satélite, un cráter, las famosas huellas de los astronautas y, lógicamente, la bandera de Estados Unidos.

Así de espectacular luce el Apollo 11 de Lego. Designboom
El producto está lleno de curiosos detalles

A partir del día 1 de junio, todos aquellos aficionados a la tecnología aeroespacial, de momento parece que de manera exclusiva en Estados Unidos, podrán adquirir este juguete para niños, niñas y adultos. El producto, que celebra el 50 aniversario del hito histórico, se completa con dos figuras de astronautas, con dos cascos dorados, sus escaleras para bajar y subir hacia el módulo, la cámara de grabación, el reflector láser e, incluso, la placa con el nombre del módulo lunar. Ya os digo, una pieza para los coleccionistas de Lego, para los amantes de la Historia y, en definitiva, para aquellos que quieran aportar su toque diferencial en cualquier rincón de la casa.