El ordenador es una de las herramientas más importantes para cualquier persona en la actualidad. No importa tu profesión o actividad, si eres estudiante o simplemente lo usas para entretenimiento, siempre tienes una computadora a tu alcance.

Más allá de las necesidades propias de cada usuario, hay una característica indiscutible que debe tener todo computador: fluidez. Así es, nadie quiere pasar horas esperando que se ejecute alguna aplicación o cargando algún archivo para usarla.

Hay que tener en cuenta que, la lentitud, fallas y colapso del sistema se debe a múltiples razones, desde muchos programas instalados que resultan innecesarios, algún malware o simplemente porque el equipo es un poco antiguo, todas ellas acompañadas de un largo etcétera.

Cualquiera que sea el caso, te mostramos algunos trucos para saber cómo acelerar el arranque de Windows 10 de forma rápida y sencilla, así como todo lo que puedes hacer explicado paso a paso para que sea práctico para todos. ¿Estás listo? ¡Comencemos!

7 trucos para acelerar el arranque de Windows 10 y optimizar sus funciones

A continuación te mostramos algunas opciones y métodos que puedes emplear para mejorar el sistema y tu "Windows 10 sea mas rápido" y rentable.

1. Elimina programas y aplicaciones que no necesitas

Al igual que ocurre con los teléfonos, las computadoras pueden llenarse de aplicaciones y programas que son utilizadas una única vez y luego quedan en el olvido, ocupando memoria, espacio y recursos de forma innecesaria.

Por ello, lo más recomendable es eliminar o desinstalar todas aquellas apps que ya no necesites. Para lograrlo, es muy simple, solo ve a la opción configuración > aplicaciones > aplicaciones y características y busca dentro de la lista completa, aquellos programas que no uses. Luego, simplemente pulsa sobre ellos y elige desinstalar.

2. Revisa las aplicaciones que se ejecutan al inicio

Esta es una de las causas más comunes que terminan ralentizando el inicio de Windows 10 en muchos ordenadores. Existen muchas aplicaciones que al ser instaladas, están programadas para que se inicien a la par del sistema operativo.

Sin embargo, esta situación tiene una solución efectiva y sobre todo muy sencilla. Lo primero que debes hacer es pulsar las teclas Control (Ctrl) + Alt + Suprimir/Delete (Supr/Del) en tu teclado de forma simultánea para acceder al administrador de tareas. Una vez en el menú, ubica la pestaña inicio o Más detalles > Inicio para acceder a la información.

Ahora, puedes observar la lista de programas y aplicaciones que se ejecutan al iniciar tu Windows 10. Elige aquellas que consideres que no sean necesarias, tomando en consideración la columna “Impacto de inicio”, donde podrás encontrar el nivel de consumo que realiza, variando entre ninguno, bajo, medio o alto.

Para hacerlo, solo selecciona la aplicación que deseas detener y pulsa la opción inhabilitar. De esta forma, ya no se ejecutará al momento de iniciar el equipo y podrás acelerar el arranque de Windows 10.

3. ¿Ya revisaste si tienes algún virus?

Otra de las causas más probables al momento de tener un equipo lento es debido a un virus o malware. Para verificar el estado de tu ordenador, puedes hacerlo a través de un programa de antivirus de tu preferencia.

Para aquellos que no desean instalar programas adicionales, Windows brinda la opción de seguridad a través de Windows Defender, el cual es muy efectivo. Para ello, sigue estos pasos:

Dirígete a inicio > Seguridad de Windows > Protección antivirus y contra amenazas y pulsa esa opción con forma de escudo. Allí, solo resta por elegir los diferentes tipos de análisis que puedes realizar en tu pc. Por defecto, te ofrecerá un Exámen rápido, el cual no siempre es el más efectivo.

Sin embargo, puedes elegir en Opciones de examen y optar por tres alternativas adicionales junto a la anterior, la cuales tardarán un poco más en ejecutarse, pero serán capaces de realizar un análisis más a profundidad de tu equipo en búsqueda de algún virus o malware que ponga en riesgo la seguridad de tu ordenador. Descarga Aquí Anti-Malware

Ante posibles vulnerabilidades del sistema, otra alternativa adicional sería instalar un antivirus gratis, tales como AVG Antivirus Free, Karpersky Free Antivirus, Avast Free Antivirus.

Si no estás al tanto de los beneficios te invitamos a leer por qué es esencial instalar un antivirus en tu ordenador.

4. Mientras más estético, más lento

Es posible que muchas personas no lo sepan, pero mientras se hace más estética y visualmente atractiva la interfaz de Windows 10, más recursos consumen y por ende, tiende a ralentizar más el equipo.

Por ello, te recomendamos ir a inicio > Panel de Control > Sistema y Seguridad > Sistema > Configuración avanzada del sistema. Una vez realizado este paso, se abrirá una ventana donde deberás ir a Opciones avanzadas > Configuración en la categoría Rendimiento.

Allí, podrás encontrar en la pestaña Efectos visuales la capacidad de seleccionar aquellos efectos que deseas prescindir y que te permitirán optimizar el rendimiento y velocidad de Windows 10.

Si no sabes cuál elegir, el propio sistema te ofrece dos opciones de forma estándar, siendo una para mejorar la apariencia o en este caso, mejorar el rendimiento.

5. Un SSD puede ser de gran ayuda

Si ya has realizado todas las opciones anteriores y no ha sido suficiente o deseas un poco más de velocidad, un SSD (Unidad de estado sólido) puede ser de gran ayuda. A diferencia de los HDD o disco duros mecánicos, éstos últimos mejoran considerablemente el rendimiento y velocidad del equipo.

Un SSD puede ser de gran ayuda Pixabay

Eso sí, debes tener en consideración que este tipo de discos de almacenamiento tienen un costo más elevado que los tradicionales. Aun así, si cuentas con las posibilidades de adquirir uno, te aseguramos que será una excelente decisión.

6. Optimizar el Arranque con un comando

Otra opción para optimizar el arranque de Windows 10, es de forma manual, solo debes seguir estos pasos:

  • Acciona las teclas Windows + R
  • Escribir "msconfig" (sin comillas)

  • Selecciona la pestaña de Boot, en tiempo de espera colocar 10 segundos

  • Clic en Opciones avanzadas, desplegar Número de procesos, seleccionar la cantidad máxima que refleje, clic en OK.

  • Clic en Inicio de Windows, luego seleccionar Abrir administrador de tareas y deshabilitar todas las aplicaciones que se inicien con el sistema.

  • Aplica, reinicia y listo.

7. Mantén tu ordenador limpio

Para finalizar, uno de los consejos mas importantes para mejorar el rendimiento y velocidad de tu ordenador, es el hardware: la limpieza. Muchas personas no toman en consideración la importancia de mantener su equipo limpio desde el punto de vista físico y lógico.

Mantenimiento preventivo de tu equipo Windows 10 Pexels

Por ello, te recomendamos encarecidamente que realices limpiezas periódicas a tu equipo, bien sea por ti si cuentas con los conocimientos necesarios para acceder al interior del equipo o apoyándote de un profesional informático, ya que el sucio puede reducir el flujo de aire en el equipo, causando recalentamiento y por ende ralentización o, peor aún, daños en el mismo.

Ahora que conoces estos consejos para acelerar el arranque de tu Windows 10 y optimizar su rendimiento, es momento de ponerlo en práctica y sacarle el máximo provecho a tu equipo. ¿Conoces algún otro consejo? Déjanos saberlo y así ayudar a más personas.