Para aquellos viajeros empedernidos que valoren más la experiencia de viajar que el propio destino, existen multitud de alternativas hoy en día. Distintas variaciones con un denominador común: internet.

Hoy en día, internet hace posible viajes relámpago

Sí, internet se ha convertido, en la actualidad, en una manera rápida, sencilla y directa de obtener vuelos, hoteles o transporte para cambiar de aires en un momento de locura transitoria. La globalización creciente nos ubica en un punto de la historia en el que podemos recorrer, prácticamente, todo el mundo y, con el paso de unas horas, cambiar invierno por verano o las costumbres occidentales por las orientales.

Si te apetece, te invito a unirte a una nueva manera de concebir los viajes. No es la primera vez que oigo hablar de este método, pero sí que me resulta una de las opciones más aconsejables por la aparente calidad y sus competitivos precios. ¡Saca tu billete, que nos vamos volando!

Sorpresa, sorpresa

Flykube invita a todo aquel que quiera unirse a su web, a visitar lugares de Europa gracias a su plataforma en internet. En principio nada raro en apariencia. Puedes contratar un vuelo de ida y vuelta con hotel para tres días, dos noches, con destinos muy variados.

La novedad llega en sus distintos modelos de contratación. En concreto, existen tres maneras de reservar un viaje desde Flyklube.

  • La primera sería sabiendo exactamente los días que quieres viajar, pero desconocer el destino. Éste estaría en manos de la propia web, es decir, que no sabrías a dónde vas a viajar. Solamente dos días antes de ponerte rumbo a la misteriosa ciudad te comunicarían cuál es tu destino. Además, en ese momento te remitirán por correo electrónico tu reserva de hotel, las tarjetas de embarque y una guía de la ciudad para que puedas empaparte de los rincones más turísticos de la misma.
Necesitarás la guía que Flykube te ofrece. Unsplash
  • La segunda opción de viaje sería cambiando las tornas. En esta ocasión, podrás elegir el lugar donde vas a dirigirte en tu escapada, pero no sabrás en que fecha lo harás. Bueno, esto es matizable. Deberás elegir un mes del calendario e incluso tendrás la posibilidad de eliminar cualquiera de sus fines de semana, por si tienes compromisos adquiridos. En esta ocasión solamente tendrás que hacer el check-in del vuelo, ya que todo lo demás corre a cargo de Flykube.
  • Por último, tenemos la opción más potente de todas. No sabrás ni el destino ni la fecha concreta de tu viaje. Simplemente dejarás al azar, o más bien a la compañía online, el viaje que vas a realizar. Nunca viajar había sido tan emocionante.

Precios y destinos

La gran variedad de destinos, así como las opciones de aeropuertos en España, hace de esta web una interesante manera de afrontar ese fin de semana especial que tenías preparado con tus amigos, familia o pareja. Podrás salir desde los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Málaga o Alicante.

No te preocupes por el destino, será espectacular

Como destinos tendrás la inmensa suerte de poder visitar grandes capitales europeas y ciudades con tradición y siglos de historia a sus espaldas. La lista es tremendamente interesante: Bruselas, Estocolmo, Ginebra, Lisboa, Londres, Lyon, Milán, Munich, Oporto, París, Roma, Toulouse, Ámsterdam, Budapest, Copenhague o Florencia.

Objetos de un viajero empedernido. Unsplash

Los precios son muy competitivos, ya que incluyen el vuelo de ida y vuelta, dos noches de hotel y la propia guía de la ciudad. Se empieza desde 150 euros, cerca de 3.000 pesos mexicanos, en los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Para aquellos que quieran que su vuelo salga desde Málaga o Alicante, la tarifa será de 200 euros, unos 4.100 pesos mexicanos. Por último, quien tenga más cerca el aeropuerto de Bilbao o Valencia tendrá que hacer un desembolso de 250 euros, 5.150 pesos mexicanos.

Eso sí, parece ser, según las preguntas respondidas en la propia web, que a medida que se van llenando fechas, vuelos y hoteles, que los precios pueden sufrir distintas subidas. Por ejemplo, una reserva que, en principio, debería costar 150 euros, podría pasar a costar 250 euros. Ya se sabe, todo es culpa de la ley de la oferta y la demanda.

Viajes precipitados

De todas maneras, seguramente esta manera de viajar no esté hecha para todo el mundo. Primero, porque habrá gente que no tenga esa flexibilidad necesaria para tener tres días festivos durante el año. Segundo, como podría ser mi caso, mucha gente prefiere tener su viaje bien planificado, sabiendo el destino, la compañía aérea o las distintas entradas para museos u otras actividades ya pagadas.

Si decides probar la plataforma, cuéntame cómo te ha ido

Sea como sea, esta iniciativa a cargo de Flykube me parece un soplo de aire fresco al sector turístico ofertado en internet. Si te animas a probarlo, puedes escribirme con tu propia experiencia y volveremos a escribir otro artículo, en esta ocasión, desde el punto de vista de un intrépido aventurero.