En ocasiones, sientes que tienes ganas de probar cosas nuevas, por eso decidí dar el salto a Windows Phone. Contaré cómo fue mi aventura, con todo lo bueno y lo malo que me encontré.

Esos iconos en la pantalla principal llamados "tiles", así como su interfaz tan minimalista y para muchos muy aburrida despertó mi curiosidad. Soy de esos que siempre quiere probar las cosas por sí mismo, no me conformo simplemente con la experiencia de los demás. Como siempre pasa a la hora de probar algo nuevo, tenía dudas, al igual luego me arrepentía y pensaba que había tirado el dinero.

Pensé que lo mejor era ser precavido, así que me decanté por un móvil de la gama de entrada, el Nokia Lumia 520. Conforme llegaba al centro comercial todavía tenía algunas dudas, pero acabé comprando el dispositivo de Nokia. Un Terminal de 4 pulgadas, era pequeño y manejable.

Me llevé una grata sorpresa

Ya en casa, y como un niño con zapatos nuevos, abrí la caja y configuré el Nokia Lumia. El cambio respecto a Android, la interfaz de usuario era enorme, ya había leído y visto muchos vídeos en YouTube, así que no me pilló por sorpresa.

Microsoft Lumia 950 con Windows 10 Mobile. TechnoBuffalo

Lo primero que dije fue, ¡esto vuela! Era impresionante lo bien que iba para el hardware que llevaba en su interior. Para entonces, Android no es que estuviera muy optimizado, en terminales de gama baja e incluso en muchos de gama media no iba del todo bien.

Tan contento que quise dar el salto a la gama alta, pero…

Fueron pasando los días y poco a poco me fui acostumbrando, estaba experimentando algo totalmente nuevo, no se parecía nada a Android. Al cabo de unas semanas ya me había olvidado completamente de Android, pese a sus limitaciones sobre todo a nivel de personalización, Windows Phone 8 me estaba gustando. Abrir aplicaciones, las animaciones y la fluidez general del sistema operativo me dejó con la boca abierta.

Estaba tan satisfecho por el cambio que un mes más tarde puse a la venta el Nokia Lumia 520, pero no pienses mal, no fue para volver a Android. ¿Qué hice? Pues decidí comprar un Windows Phone de gama alta para dar el salto definitivo, así que me decanté por el Samsung ATIV S, aprovechando que estaba en oferta en Amazon.

Dando el salto a un Windows Phone de gama alta

Se suele decir que el hombre es animal de costumbres, muchas personas son reacias a los cambios, pero siempre está bien probar cosas nuevas como dije antes. Windows Phone todavía estaba algo verde, pero funcionaba perfectamente, a mi modo de ver esta estaba entre Android e iOS.

ATIV S, un terminal Samsung de gama alta. All About Windows Phone

Aquí me di cuenta de lo bien optimizado que estaba Windows Phone 8/8.1, la diferencia en rendimiento de un terminal de gama baja a uno de gama alta no era muy grande, eso decía mucho del buen hacer de Microsoft. Aunque la diferencia en potencia se notaba a la hora de cargar algunas aplicaciones y al jugar a juegos exigentes.

Un buen sistema, una tienda de apps algo pobre

Todo no iba a ser perfecto, de nada sirve tener un buen sistema operativo si no está acompañado por un buen número de aplicaciones, y que además sean de calidad. Algunas apps importantes que mucha gente puede usar en el día a día no estaban disponibles, ni lo están a día de hoy.

Con Windows Phone me olvidé de las ROM de Android

Por ejemplo, aplicaciones de bancos o ciertos juegos que salían para iOS y Android. En aquel momento pensé, "bueno, es un mal menor, tampoco son indispensables".

Dentro de lo que cabe no soy alguien que se pase todo el día mirando el móvil, además, las aplicaciones indispensables para mucha gente estaban disponibles para Windows Phone. WhatsApp, Telegram, Skype, Instagram, Facebook, Twitter. Eso sí, para entonces no estaban ni mucho menos a la altura en comparación con las de iOS y Android.

Esto a día de hoy ha cambiado y, como has podido ver en el recopilatorio de nuestro canal, los desarrolladores actualmente están haciendo un buen trabajo, aunque en el caso de Facebook y Twitter no tanto. Por suerte ya empezaba a estar cerca el lanzamiento de Windows 10 Mobile, todo indicaba que las cosas iban a cambiar para bien.

Otra cosa muy importante, Windows Phone consiguió que me olvidara de las ROMs de Android, se acabó eso de estar cada dos por tres instalando una nueva ROM para mejorar el rendimiento del terminal y de paso tener la última versión del sistema operativo.

Llegó Windows 10 Mobile y me dejó un sabor agridulce

Con la llegada de Windows 10 Mobile decidí cambiar de terminal, mi Samsung ATIV S ya tenía un par de años y no iba a recibir la nueva versión del sistema operativo. Aprovechando una oferta compré el Microsoft Lumia 950. El salto fue enorme en todos los sentidos, tanto a nivel de hardware como de sistema operativo. Pero su futuro era incierto, y de ello nos hacíamos eco en nuestro canal hace un tiempo.

Parecía que algo estaba cambiando y que iban a llegar tiempos mejores a nivel de aplicaciones. Si bien Windows 10 Mobile fue un soplo de aire fresco respecto a Windows Phone 8.1, la tienda de apps seguía con el mismo problema.

Si Windows 10 Mobile muere, yo seré su último usuario

Y aquí estamos, sigo con el Microsoft Lumia 950 y Windows 10 Mobile, de hecho tengo instalada la actualización Creators Update. Sigo pensando lo mismo, es un gran sistema operativo y funciona muy bien. Por contra, me da la impresión de que Microsoft no apuesta por su sistema operativo, también es verdad que llegó tarde y posiblemente no tomó las decisiones más acertadas.

Quizás te preguntes, ¿y por qué no se compra un teléfono con iOS o Android? Bien, tiene una explicación bien sencilla, lo dije antes. Por suerte las aplicaciones que suelo usar a diario están para Windows 10 Mobile, así que no tengo necesidad de cambiar. Además, me encuentro muy cómodo en el ecosistema de Microsoft.

¿Qué pasará en el futuro?, esto no lo sabe nadie. Es verdad que la cuota de mercado de Windows 10 Mobile es muy baja y el futuro de la plataforma es algo incierto. Por mi parte me quedo donde estoy, se podría decir que si Windows 10 Mobile finalmente es abandonado por Microsoft, yo seré uno de los últimos en abandonar el barco.

¿Alguna vez has cambiado de plataforma móvil? ¿Qué tal la experiencia?