La situación sigue empeorando para Facebook, que no para de verse en el centro de nuevas polémicas. Los continuos fallos de seguridad de la compañía la han dejado en una situación muy comprometida, especialmente después de ver cómo las fotos privadas de 6,8 millones de usuarios quedaron al descubierto.

Todos estos casos han provocado que Facebook haya perdido crecimiento en los mercados más importantes, descenso que se acrecentará tras el último escándalo de la compañía revelado por The New York Times. Y es que, según un informe del diario, Facebook dio acceso a decenas de empresas a información privada de sus usuarios.

Puerta abierta para gigantes tecnológicos

Los periodistas Gabriel J.X. Dance, Michael LaForgia y Nicholas Confessore han puesto gran esfuerzo para descubrir, contar y demostrar cómo Facebook dio acceso a grandes compañías tecnológicas a datos privados de sus usuarios, como mensajes privados e información de contacto.

Según los investigadores, Facebook mantenía con compañías como Netflix, Microsoft, Spotify, Apple, Amazon o Yahoo una relación denominada como "data partners" que no estaba sujeta a los principios de privacidad de la compañía de Zuckerberg.

Toda la información de estas relaciones entre gigantes tecnológicos queda recogida en más de 200 páginas de documentos internos de Facebook, generados en 2017 por el sistema que tiene la compañía para el seguimiento de sus alianzas.

Aunque Facebook no llega a vender datos de sus usuarios, sí los intercambia con otras compañías

La información privada de los usuarios se ha convertido en uno de los bienes más preciados de la era tecnológica, eso por lo que todas las empresas luchan. Por esta razón, las grandes de Silicon Valley intercambian los datos entre ellas mediante unos acuerdos muy beneficiosos para ellas.

El ejemplo claro es la relación que Facebook ha mantenido con esas más de 150 empresas. Por un lado, la compañía de Zuckerberg aumentaba sus ingresos publicitarios. Por otro lado, el resto de compañías conocía más información de los usuarios y descubría cómo lograr que sus productos fueran más atractivos para el público.

Así se beneficiaron las compañías tecnológicas

El reportaje de The New York Times ha explicado con todo detalle cómo era cada acuerdo que Facebook mantenía con otras compañías aliadas. Aquí encontramos a Apple, por ejemplo, que podía acceder a los contactos de los usuarios en la red social y a las entradas del calendario gracias a un acuerdo que aún existe.

Esas más de 200 páginas de documentos internos también revelan que Facebook permitió a Bing conocer los nombres de todos los amigos de los usuarios. Igual de grave es el caso de Netflix y Spotify, que podían acceder a los mensajes privados de los usuarios.

Facebook habría permitido a decenas de empresas acceder a información privada de sus usuarios. El Intransigente

Amazon también se benefició de su relación con Facebook, ya que pudo conocer los nombres de los usuarios y su información de contacto. Algunos de estos acuerdos estaban firmados desde antes de 2010 y, aunque deberían haber terminado hace unos años, se mantuvieron en marcha hasta este verano, como el de Yahoo.

Los documentos, así como las entrevistas a antiguos trabajadores de la red social, podrían confirmar que Facebook no ha respetado de forma íntegra el acuerdo que alcanzó en 2011 con la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, en el que se comprometía a no compartir datos de usuarios que no hubiesen dado permiso explícito.

Facebook ya se ha defendido de las acusaciones

Los periodistas encargados de este reportaje se pusieron en contacto con Facebook antes de publicarlo para conocer qué explicaciones tenía que dar la compañía. Steve Satterfield, director de Privacidad y Política Pública, afirmó rotundamente que los acuerdos establecidos por la compañía nunca habían violado la privacidad de los usuarios.

Según el directivo, cada una de las alianzas de Facebook obligaba a la otra parte a respetar sus principios de privacidad. Este hecho no quiere decir que la red social no se haya comportado de manera indebida durante los últimos años, y Satterfield lo reconoce sin ningún problema:

Sabemos que tenemos trabajo que hacer para recuperar la confianza de la gente. Proteger la información de las personas requiere equipos más fuertes, mejor tecnología y políticas más claras, y ahí es donde hemos estado enfocados durante la mayor parte de 2018.

Para tranquilizar un poco a los usuarios, Facebook ha asegurado que no tiene constancia de que ninguna de las otras compañías haya accedido a sus datos. El gigante de Mark Zuckerberg no ha manejado bien las relaciones con sus aliados, aunque ya ha confirmado que el acceso que estos tenían ha sido clausurado y no se repetirá en el futuro.